Esta web está inhabilitada. Por lo tanto los comentarios que se escriban no serán publicados. Para poder escribir comentarios entra en nuestra nueva página web: www.elpespunte.es

miércoles, 20 de mayo de 2009

Una pasiva mirada ante un hecho violento

Quiero con este artículo hacer llegar a todos los que lean este periódico digital un hecho violento del que fui testigo el jueves a las 23:45 aproximadamente.

Esa noche llegábamos a la feria mi novio y yo por el parque cuando casi al término de éste vimos cómo tres bestias de unos veinte años pateaban "algo " que había en el suelo. Mi novio empezó a correr hacia el lugar porque obviamente lo que estaba recibiendo esos golpes no era una pelota. Ese "algo" era un chaval en ese momento inconsciente y con la cara ensangrentada.
Al llegar mi novio al lugar, los bestias empezaron a correr, (encima de bestias cobardes), y yo llamé al 091 sin percatarme de la presencia a medio metro de un policía. Cuando me di cuenta de ello colgué la llamada.

Un señor que vio el cruel hecho, al igual que nosotros, increpó al policía su pasiva actuación. Y es aquí donde llegó mi indignación y motivo por el cual escribo este artículo. La respuesta del policía fue de lo más sorprendente. Éste contestó al señor que él no había visto nada y no podía perseguir a nadie sin saber si eran los culpables o no.

Yo, bastante nerviosa ante todo aquello, increpé al policía diciéndole que no daba crédito a su respuesta. Mi novio, el señor y yo lo habíamos visto todo y él, que estaba a medio metro, no. Pero ahí no quedó la sorprendente contestación, ya que siguió diciéndonos que si éramos nosotros los que lo habíamos visto que hubiésemos ido detrás. Ante esta genial respuesta le pregunté que cuál era su labor en la feria. La respuesta no se produjo.
Por cierto, el chaval pateado seguía en el suelo con la cara ensangrentada.
A los minutos llegaron varios miembros de la Cruz Roja y empezaron a despejar el lugar. Todos nos fuimos con bastante indignación.

No quiero con esto menospreciar la labor de la policía, solo dar un tirón de orejas a quien corresponda.


M. Carmen

--El pespunte no se hace responsable de la opinión escrita por los colaboradores de esa sección--